Productos light ¿Son saludables?

Junio 15, 2016

En la actualidad, nos enfrentamos a una de las más graves crisis alimentarias en todo el mundo. Los índices de obesidad, diabetes, sobrepeso y otras enfermedades generadas por una mala alimentación han crecido alarmantemente. Esto ha llevado a muchas personas a tomar consciencia de lo importante que es una alimentación balanceada.

Lamentablemente, existe mucha gente para la que es sumamente complicado cocinar en casa o tener acceso a alimentos saludables por su estilo de vida. Esto ha llevado a buscar alternativas supuestamente saludables o que ayudan a bajar de peso, como los productos “light”.

Sin embargo, ¿qué significa el hecho de que un alimento tenga en su etiqueta la palabra “light”? Para empezar, es necesario que exista una versión  “normal del alimento en cuestión”. Es decir, no habría un refresco light, si no existiera antes un refresco “normal”. Así, el alimento light, en comparación con el tradicional, presenta una disminución de al menos 30% en la cantidad de calorías que contiene.

Este menor índice de calorías se consigue al reducir o sustituir alguno de los componentes del alimento de referencia. Por lo general esto son los hidratos de carbono o azúcares, sustituidos por edulcorantes, o las grasas, empleando sustitutos de las mismas.

Sin embargo, el hecho de que aparezca en los envases la palabra “light”, “sin azúcar añadido”, “bajo en grasas” o mensajes similares, no significa que sean saludables y/o adelgazantes. Es verdad que su aporte de calorías por lo general es menor respecto a los alimentos convencionales a los que imitan, pero esto no los convierte en saludables. La mayoría de los consumidores que leen en el envase los citados mensajes creen que se trata de un alimento con un aporte energético considerablemente inferior justificándose con ello que es bueno, pero aún en cantidades moderadas, sus efectos resultan completamente contrarios a lo que se busca, produciendo incluso aumento de peso.

Además, muchos de los fabricantes de alimentos light, sustituyen el azúcar con edulcorantes que en muchas ocasiones son más perjudiciales a la salud que el azúcar misma, como pueden ser la sacarina, el aspartame, el sorbitol y la sucralosa, los cuales están relacionados con daño al páncreas, el hígado, los riñones y otros órganos del aparato digestivo.

Por último, debemos estar conscientes de que las grasas y los azúcares son nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo, sin caer en excesos. Si se sustituyen muchos de los alimentos convencionales por sus versiones light puede haber riesgo de carencia de nutrientes esenciales. El organismo no puede producir por sí solo alguno de ellos, más aún si el conjunto de la dieta no está correctamente diseñada. Esto tampoco significa que por ser light se puede tomar cantidades más altas buscando suplir nutrientes. Si lo que buscas es cuidar tu salud y tu figura, es llevar una dieta que te aporte los nutrientes que requieres, además de ejercicio diario, por supuesto.

Y para la hora del postre y esos placeres que solemos evitar por miedo a engordar, Vainillachocolate® te ofrece su Línea Bienestar®, la cual, además de ser baja en calorías, no contiene azúcar, está endulzada con Stevia y contiene fibras que favorecen la salud intestinal.

Por eso y muchas cosas más, cuídate y consiéntete en Vainillachocolate®.lightVSbienestar1